La novela naturalista en Argentina (1880-1900)

Couverture
Rodopi, 1998 - 239 pages
El naturalismo, que concita un enorme interés desde hace cuatro décadas en la investigación francesa con aplicación de profusión de métodos: filosófico, mítico, estructural, psico-analítico, temático-simbólico...es un campo todavía por roturar en América Latina, donde todo está por hacer desde la elaboracion de un corpus de escritores y obras pertenenecientes a esa corriente hasta la dilucidación de sus relaciones con los autores franceses.
El presente estudio supone una contribución importante a esa tarea: informa de los últimos avances de la crítica en el campo del naturalismo francés que servirán como punto de comparación para las obras argentinas. Analiza la situación socio-política y cultural en la Argentina de las últimas dos décadas. Prueba que la recepción de la nueva corriente en Buenos Aires suscitó el mismo apasionamiento que en París. El análisis literario se centra en las obras de los autores A. Argerich, E. Cambaceres, M. García Mérou, M.T. Podestá y F.A. Sicardi, sin olvidar cuestiones relevantes de tipo teórico y editorial (estudios críticos de los propios escritores, primeras ediciones en forma de folletín, ediciones defectuosas, etc.).
El resultado evidencia que los autores del Ochenta no fueron meros causeurs e imitadores sino que produjeron algunos relatos excelentes, estableciendo las bases de la novela argentina que se prolonga hasta nuestros días (Ricardo Piglia).
 

Avis des internautes - Rédiger un commentaire

Aucun commentaire n'a été trouvé aux emplacements habituels.

Table des matières

Introducción
7
Realismo y naturalismo en Francia
13
Capítulo 5
87
Capítulo 6
105
Capítulo 2
106
La batalla del naturalismo en Buenos Aires 59
147
Capítulo 8
163
Capítulo 4
170
Francisco A Sicardi Libro extraño 18941902
183
Conclusión
217
Bibliografía
225
Droits d'auteur

Expressions et termes fréquents

Fréquemment cités

Page 14 - ... étudier les raisons ou la raison de ces effets sociaux, surprendre le sens caché dans cet immense assemblage de figures, de passions et d'événements? Enfin, après avoir cherché, je ne dis pas trouvé, cette raison, ce moteur social, ne fallait-il pas méditer sur les principes naturels et voir en quoi les sociétés s'écartent ou se rapprochent de la règle éternelle, du vrai, du beau?

Informations bibliographiques