Ensayo sobre la historia de la literatura ecuatoriana

Couverture
Impr. del Gobierno, 1860 - 149 pages
 

Avis des internautes - Rédiger un commentaire

Aucun commentaire n'a été trouvé aux emplacements habituels.

Pages sélectionnées

Table des matières

Autres éditions - Tout afficher

Expressions et termes fréquents

Fréquemment cités

Page 45 - Corre arrogante un arroyo por entre peñas y riscos, que, enjaezado de perlas, es un potro cristalino. Es el pelo de su cuerpo de aljófar, tan claro y limpio, que, por cogerle los pelos, le almohazan verdes mirtos. Cíñele el pecho un pretal de cascabeles tan ricos, que si no son cisnes de oro, son ruiseñores de vidrio.
Page 133 - ... un millón más de mieses y de frutos; que el artista toma con ardor todos los instrumentos de su labor, se inicia en los principios de su oficio, obra por reglas en sus trabajos, levanta el precio...
Page 136 - Espejo, dice, tiene una estatura re"gular, largo de cara, nariz larga, color moreno, "y en el lado izquierdo del rostro un hoyo bien "visible
Page 135 - Es una pieza delicada, fina, sublime, que por sí sola basta para dar a conocer el buen gusto de la elocuencia académica que reina en estos países; por lo que no sólo hace honor a Quito, sino también a toda la América.
Page 122 - Si yo hubiese de proferir palabras de un traidor agrado, me las ministraría copiosamente esa venenosa destructora del universo, la adulación: y esta misma me inspirara al seductor lenguaje de llamaros, ahora mismo, con vil lisonja, ilustrados, sabios, ricos y felices. No lo sois: hablemos con el idioma de la escritura santa: vivimos en la más grosera ignorancia, y la miseria más deplorable.
Page 30 - Hiciéronme Obispo de Santiago de Chile; y fui tan vano, que para no aceptar el Obispado no bastó conmigo el ejemplo de cuatro frailes Agustinos, que electos en aquella ocasión, no quisieron aceptar.
Page 48 - Hoy está en la misma corte el señor marqués de Villarocha , septuagenario , presidente que fue de Panamá, y ha cuatro años que vino del mar del Sur por las Filipinas y el cabo de Buena Esperanza á Holanda. Es insigne matemático é instruido en toda buena literatura. Conserva en tan avanzada edad, no sólo una gran entereza y agilidad intelectual , mas también un humor muy fresco y una viveza graciosísima.
Page 130 - Horneros, los Demóstenes, los Sócrates, los Platones, los Sófocles, Apeles y Praxiteles; porque Quito ha ministrado la proporción feliz para que sus hijos no solamente adelantasen en las letras humanas, la moral, la política, las ciencias útiles y las artes de puro agrado, sino aún para que fuesen sus inventores.
Page 130 - Carlos con el cincel y el martillo, llevado de su espíritu y de su noble emulación, quería superar en los troncos, las vivas expresiones del pincel de Miguel de Santiago...
Page 46 - De una elevada montaña un arroyo baja altivo, que agitado de sus ondas, es un toro cristalino. Al coso llega de un valle, donde en sonorosos silbos, le azora el Favonio alegre entre las hojas de alisos. Furioso cava el arena y envuelta en blanco rocío, al viento la esparce en nube, por segar al viento mismo. Festivo el vulgo de plantas, a trechos bien repartido, si provoca su furor, no menos burla sus bríos. Armado todo de púas se le atreve un verde espino. y al herirle con sus puntas, el valle...

Informations bibliographiques